Home » Noticias Facebook » Realiza película con 200 dólares, amigos y Facebook

Realiza película con 200 dólares, amigos y Facebook

Donoma

Djinn Carrénard, haitiano de 29 años, logró concretar su sueño de realizar un largometraje antes de cumplir los 30, y lo hizo con la inverosímil cantidad de 200 dólares y con la ayuda de sus amigos, Facebook y equipo prestado. Pero no sólo es eso, sino que la película está tan bien lograda, que ha recibido grandes elogios en Francia.

Luego de que su película “Donoma” fuera aplaudida en cannes, rechazó la oferta de Luc Besson para llevarla a la pantalla grande a costa de cortarle algunas escenas. Carrénard prefirió aferrarse a esa idea de que no hay que doblegarse ante el sistema para cumplir los sueños, y valió la pena. El pasado 23 de noviembre estrenó su trabajo en 26 salas de Francia, y hoy es considerado un fenómeno. El periódico Le Monde dijo que “Donoma podría inaugurar una era de libertad inédita en el cine francés” y Libération no tuvo problema en asegurar que la cinta le dará “un soplo de viento fresco” al séptimo arte de ese país.

La pregunta inevitable y reiterada ha sido cómo lo hizo. Cómo con 150 euros se logra hacer una película. “Con amigos, Facebook y equipos prestados”, ha sido su respuesta. Tenía una idea, la escribió, convenció a sus amigos de actuar gratis, él mismo hizo parte del casting, convocó al resto de los personajes por las redes sociales, fungió de camarógrafo, luminotécnico, editor… Todo, todo para ahorrar al máximo. Luego, contagiado por el efecto de la construcción colectiva -nada raro en este año de protestas juveniles por todo el mundo-, se fue por toda Francia a presentar la película y le preguntó a los espectadores qué escenas sobraban. Donoma se convirtió así en un laboratorio, en un work in progress, en una obra mutante. Viva. Esto explica la manera como ha removido el firme suelo del cine francés. Su falta de reverencia la hace un exquisito bocado.

La trama

Djinn Carrénard quería indagar sobre sus propias ideas del amor. Así que se inventó tres historias que le permitieran hacer preguntas. “La gente tiende a hacerse una bella definición del amor, como algo súbito y perenne, que para mí es bastante falsa”. Por eso, tejió tres versiones del amor que han sido valoradas por su realismo y crudeza. Porque están rodeadas de dolor. Y cargan consigo el pesimismo del fracaso amoroso.

“Si mi trabajo como fotógrafa me ha enseñado algo es que nuestro criterio siempre nos empujará hacia alguien que nos va a hacer infelices. No me pregunte por qué, pero es así. Por eso decidí hacer un corto circuito con todos mis criterios conscientes e inconscientes. Decidí salir con alguien que no elegí. Me senté en el metro, cerré los ojos y los abrí para disparar mi cámara. Allí estaba él”, dice Chris, una de las mujeres eje de la historia, en referencia a Dama, el hombre que le sigue el juego de callar -literalmente- y acompañarla.

A esta nueva pareja que el director envuelve en el marco del “amor cotidiano”, se suma la de Analia y Dacio, una profesora que se enreda con su alumno de diecisiete en una “explosiva relación, de esas que forzosamente se consumen, se acercan al peligro y no hacen más que explorar nuestras neurosis”, sentencia Carrénard.

Y finalmente, el cuadro lo cierra Salma, una joven atea a quien la vida le impone obstáculos que harán prueba de una fe en la que no cree. “Dios la seduce y veremos si va a ceder a las seducciones divinas, ese es mi tercer tipo de amor”, termina el director.

Artículo original de eltiempo.com

Checa ésto

CBE-NOgXEAAgu9l

El nuevo drone gratuito de facebook

Como es de público conocimiento, la tecnología no para de avanzar ni un segundo, y ...

Deja tu comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *